23 de octubre de 2013

El club de los corazones solitarios - Elizabeth Euleberg

Descargar en PDF <-- ¡Léeme!
Tal vez solo la portada os lleve a deducir por qué me llamó la atención este libro. Si no lo sabéis, yo os lo digo... ¡The Beatles! Y no es solo que nuestra protagonista tenga Penny Lane como nombre (junto a sus hermanas "Little" Rita y Lucy "in the sky with diamonds"), si no que todo el libro gira de forma casi subliminal en torno a los cuatro de Liverpool. En primer lugar, ellos van a ser los únicos cuatro chicos permitidos en el Club de los Corazones Solitarios de Penny Lane. ¿De que va este club? De acuerdo. Siendo sinceras, que levanten la mano todas las chicas que lean ésto y que alguna vez se hayan planteado pasar para siempre del amor y los chicos. Vale, gracias, bajad la mano ya. Ahora, chicos, subid la mano aquellos que hayáis pensado en dejar de enamoraros. Muy bien, abajo la mano que se os va a cansar. Pues Penny Lane, junto a un grupo de amigas, deciden que ya han sufrido suficiente por amor. Y es mirando un poster de Sgt Pepper Lonely Hearts Club Band cuando surge la idea de éste club anti-chicos, con reglas como poner la amistad por encima de todo o pasar de los amores, al menos hasta que acabe el instituto, pero como a Cupido no le gusta estarse quietecito, la srta Penny va a tener que elegir entre traicionar sus "votos antienamoramiento" o dejar volar al chico al que quiere. Lo se, lo se, un dramón tipo telenovela.

Mi opinión en cuanto a este libro es predecible. Nada que haga referencia respetable a The Beatles puede ser malo. ¡Nunca son suficientes Beatles! Y pasando por alto el hecho de que ésta es una pequeña historia adolescente, pese a que estoy acostumbrada a leer cosas... digamos... "más serias", la trama es interesante, las opiniones de las chicas que conforman el club en cuanto al amor son curiosas, y en muchos casos acertadas, y el detalle de insertar un fragmento de canción en cada capítulo es simplemente maravilloso. Por último añadiré, por si alguien quiere saberlo, que la opción de llevar a una chica a un concierto de imitadores de Los Beatles intentando que sea una cita es una gran idea. No por la cita, si no porque nuca es mala ocasión para poder disfrutar de cuatro cabezas con peinados a tazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario